Comprueba con mi test de diagnóstico si tu web está dejando escapar clientes. También recibirás mi manual con 10 medidas concretas que puedes empezar aplicar ya para corregirlo.

Copywriting y fotografía

Estos son los 4 pasos con los que exprimirás desde hoy tus dos armas de venta más poderosas: el copywriting y la fotografía.

En un lado del ring, con una increíble capacidad de convicción: el texto. Al otro lado, con un gancho imbatible para capturar la atención: la imagen.

¿Tú por quién apuestas en este combate?

Déjame adivinar. Ya has puesto todos tus ahorros sobre la mesa a favor del gancho de la imagen.

Si al famoso “una imagen vale más que mil palabras” le sumamos el archiconocido “es que nadie lee”, está claro que al pobre texto le espera un KO sobre la lona.

Y ahora es cuando una copywriter como Dios manda apostaría hasta las llaves del coche por la victoria de la palabra en este combate, ¿no? Al fin y al cabo, son ellas las que cierran ventas. Las que lo explican todo y convencen al más incrédulo.

Pues no. Mis llaves se quedan donde están y tú deberías retirar tu apuesta.

Porque si el texto y la imagen se pelean, pierden los dos. Y sobre todo, si el ring es tu web y tienes a esos dos púgiles a puñetazo limpio entre sus páginas, quien pierde eres tú.

Tus clientes perciben hasta el más mínimo roce entre el copywriting y la fotografía de tu web. Y en cuanto lo notan, se marchan por donde han venido.

¿Sabes por qué son tan radicales? La razón es que dejan de creer en ti.

Para que tu cliente te compre, te tiene que QUERER. Y para que te quiera, te tiene que CREER.

Si tus textos le cuentan una historia y tus imágenes otra. ¿En cuál tiene que confiar? En ninguna de la dos.

Sobre todo, porque va con prisa. Decidirá que no eres coherente y que, por tanto, no puede fiarse de ti.
No va a tratar de averiguar quién dice la verdad.

  • ¿El texto que le trata de tú y le promete un trato cercano, o la fotografía en la que sale un equipo en posición firme y encorbatado?
  • ¿El texto que le promete profesionalidad y mimo por los detalles, o la fotografía algo borrosa y pixelada?
  • ¿Ese texto personal y emotivo, o esa fotografía que otras 25 webs han extraído del mismo banco de imágenes que tú?

Las desavenencias entre los dos elementos fundamentales de tu web son mucho más obvias de lo que crees.

Seguro que has viso alguna vez el típico anuncio de alquiler que promete un apartamento amplio y luminoso, pero en la fotografía sólo falta un personaje de fraggel rock.

Un ejemplo real

Pero déjame ponerte un ejemplo real.

Vamos a visitar la web de Slack.

Si no conoces Slack, te cuento: es un sistema de mensajería instantánea que facilita el trabajo y la comunicación a equipos de personas que trabajan online en un mismo proyecto, desde distintos lugares.

Sólo con esto ya podemos imaginar que su cliente es una persona relativamente joven, probablemente un freelance, que trabaja en remoto…

¿Que mensaje les lanza Slack? Les habla de tú a tú en un tono distendido, les promete flexibilidad y que su trabajo va a fluir, que es una solución que se adapta a los nuevos aires del mercado laboral…


¿Y qué imagen muestra de sus oficinas? Ya la ves. Un grupo de jóvenes trabajando con sus portátiles, mientras otros al fondo se sirven un café.

Efectivamente, ahí el trabajo fluye, el ambiente es distendido y, desde luego, no es un espacio de trabajo convencional.

Textos y imágenes se alinean para transmitir la misma filosofía. Una con la que su cliente se identifica.

Imagina qué ocurriría con su mensaje si cambiáramos la fotografía por esta otra:


Vaya, parece que ahora no entendemos igual el mensaje, ¿no crees?

Pero no estamos aquí para señalar lo que está mal, sino para tratar de hacerlo mejor.

¿Cómo podemos lograr que copywriting y fotografía hablen con una misma voz y sean realmente efectivos?

Haz hueco en tu agenda porque vas a tener que pararte a pensar.

  1. ¿Quién es tu cliente?
  2. ¿Qué le preocupa?
  3. ¿Qué quiere conseguir al gastar su dinero en ti?

El secreto está en esas tres preguntas.

Ponle nombre, apellido, rostro… hasta número de pie. Ponte en su lugar para saber qué siente y qué pasa por su cabeza al llegar a tu web. Cuando lo hayas conseguido, imagina que lo tienes delante. Cara a cara.

En ese momento sabrás cómo tienes que hablarle y qué tienes que decirle.

Y ese tono de voz es el que tienes que mantener contra viento y marea en todos tus textos y en cada una de las imágenes de tu web.

4 trucos para que tus fotografías hablen el mismo idioma que tus textos:

  1. Escribe en un papel quién es tu cliente ideal y qué emoción le quieres transmitir. ¿Dulzura? ¿Confianza? ¿Vitalidad? ¿Seguridad? ¿Energía?
  2. Haz un listado de nombres y verbos clave que utilices en los textos de tu web.
  3. Busca imágenes en la plataforma que quieras: Instagram, Pinterest, en bancos de imágenes… Y vete guardando aquellas que te transmitan esas emociones, nombres y verbos que habías anotado.
  4. Cuando tengas bien nutrida tu carpeta de imágenes, observa: ¿qué tienen en común? ¿se repiten colores? ¿son imágenes luminosas, cálidas, frías…? ¿Salen personas? ¿Qué actitud tienen? ¿Cómo visten?

Cuando saques conclusiones, sabrás qué tipo de fotografía necesitas para que tu mensaje sea coherente y convincente.

La conversión de tu web depende directamente de su credibilidad. Y si quieres ser creíble, no puedes caer en contradicciones.

¿Dejamos de discutir sobre si vende más una imagen o un texto y aprovechamos el inmenso poder de persuasión que tienen cuando trabajan en equipo?

¿Está preparada tu web para convertir visitas en clientes reales?

Compruébalo gratis con mi TEST DE DIAGNÓSTICO y descarga mi MANUAL con 10 medidas concretas para que pases a la acción

Ahora, es tu turno

¿Te resulta difícil hacer que los textos y las imágenes encajen?

Cuéntame por qué. Me encantará leerte y darte mi punto de vista.

4 comentarios

  • Sergio dice :
    13 marzo, 2018 a las 22:53

    Excelente artículo 🙂 Es muy cierto que es una "pelea" que no tiene demasiado sentido: cuando el texto y las imágenes funcionan juntos, el resultado es casi inmejorable. ¡Un saludo!

    • Esan Copy dice :
      14 marzo, 2018 a las 10:14

      Muchas gracias Sergio! Siempre me resulta curioso cuando se debate sobre qué convierte más, si el copy, la fotografía, el diseño. Cuando ninguno de ellos son efectivos si no van de la mano con los demás. Un saludo!

  • Pedro dice :
    10 abril, 2018 a las 03:18

    Al margen del contenido, que me parece muy muy interesante, me ha encantado como enlazas unas frases con otras, y el paralelismo de la web con el boxeo. Felicidades este es uno de los mejores artículos que e leído en mucho tiempo.

    • Esan Copy dice :
      11 abril, 2018 a las 10:33

      Muchísimas gracias Pedro. Me alegro mucho de que te haya enganchado.

¿Y tú qué opinas?

DESCARGA GRATIS TU PACK DE BIENVENIDA

¿Está preparada tu web para convertir visitas en clientes reales? Compruébalo ahora

Descarga gratis mi Test de Diagnóstico y el Manual con 10 medidas concretas para que pases a la acción.